martes, 27 de agosto de 2013

Marx nuestro que estás en el comunismo

Hay días en los que puedes discutir con un marxista y logras que reconozca sus errores. Hay otros, quizás la mayoría, en los que no puedes. El marxista inconvencible es fácil de identificar. No importa cuántas veces le refutes sus mitos y falacias, se empecinan en seguir hablando de clases, de 'burguesía', de un 'Estado burgués' y otro de 'la clase trabajadora', de explotación, de gobernantes al servicio del proletariado. Ahí me doy cuenta de que la charla no llegará a ningún sitio porque estoy conversando con un fanático religioso, y ningún religioso se vuelve agnóstico en un día.



"El marxismo ha sido la mayor fantasía de nuestro siglo. La influencia que él tuvo, lejos de ser el resultado o prueba de su carácter científico, se ha debido casi enteramente a sus elementos proféticos, fantásticos e irracionales."

Leszek Kolakowski




El marxismo es religión pura. Para mostrarlo, nada mejor que una buena analogía. ¿Nunca notaron los parecidos entre el marxismo ortodoxo y el catolicismo medieval? Es una ideología que enseña a sus seguidores a esperar la llegada del Mesías y el paraíso terrenal (el Socialismo), que será heredado por el pueblo elegido (el Proletariado) para lo cual antes tendrá que ocurrir el Apocalipsis (que se agudicen al máximo las contradicciones entre explotadores y explotados, con la subsecuente revolución social). Sostienen que existía un Edén anterior al pecado original (la comunidad primitiva sin propiedad privada) y tras ella comenzó la vida terrenal, llena de pecado (o de 'explotación del hombre por el hombre').

A ese punto se llegará inexorablemente, porque así es el plan divino (el materialismo dialéctico). Pero su llegada más rápido en la medida en la que surjan más fieles que estén con Dios (que los trabajadores ganen 'consciencia de clase') y que menos personas se dejen seducir por Satanás (la propaganda explotadora burguesa/imperialista). Esto ha sido manifiesto así en un texto sagrado de revelaciones (Das Kapital), que anuncia el segundo advenimiento del Mesías (la dictadura del proletariado) luego del cual se hará realidad la promesa de vida eterna sin dolor de ninguna clase (terminará la escasez y cada cual dará según su capacidad y recibirá según sus necesidades). Se espera también el Juicio Final (los juicios a los enemigos de la revolución/el pueblo) pero hasta entonces transcurrirá un largo periodo de reinado del Mal (Capitalismo). Es un periodo difícil, pero que anuncia que el fin de los tiempos está cerca.

Para sortear esos obstáculos existe la guía de una orden de iluminados clericales (la vanguardia revolucionaria) que entienden mejor las enseñanzas de los profetas (Marx, Lenin, Mao, Kim Il-Sun, Castro), que avanzarán la Guerra Santa (las conquistas violentas del proletariado) y las misiones de caridad (el internacionalismo proletario), siempre bajo la dirección divina y doble de la Corona y la Iglesia (el Gobierno Popular y el Partido).


Hasta ahora, la práctica de estas ideas sólo ha implicado lograr que un grupo alcance el poder, perpetuarlo ahí y defenderlo a toda costa, aunque eso implique justificar alianzas inconcebibles, reorientaciones abruptas, perdones estratégicos, purgas internas e invenciones constantes de enemigos interiores, exteriores y anteriores. En el camino, este grupo poderoso va invadiendo todas las áreas de la vida que puede, perpetuando la pobreza, la ignorancia, la intolerancia y el aislamiento.

Y todo esto en nombre de los pobres y sufridos de la Tierra.

Por todo esto, es enteramente normal que el marxismo sea tan anti-religión. Al igual que el cristianismo medieval, el marxismo necesita hablar mal de otras religiones. Compite con ellas. Ha reciclado muchos de los mismos arquetipos. Ha usado el mismo esqueleto cultural para poner en él sus ídolos. Y como mismo hemos aprendido a convivir pacíficamente con las religiones, haciéndolas de ámbito privado, evitando que se las persiga con el Estado y que usen al Estado ser impuestas a la gente, creo que tendremos que hacer lo mismo con el marxismo. Que la adoración a Marx termine siendo de índole privada y que nunca más se mezcle con la política.

 - Michel -

pd. para leer un análisis profundo de las raíces religiosas de la filosofía Marxista, recomiendo este trabajo de Murray Rothbard.

6 comentarios:

  1. Pensaba que fundamentarías (buscaba información sobre el comunismo) al final es sólo una comparación con la religión

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pensaba hacer un post de Historia, ¿pero qué info sobre el comunismo estás buscando? ¿Hablas del comunismo teórico, o del comunismo aplicado en el siglo XX?

      Eliminar
    2. Lo que buscaba era el funcionamiento del comunismo desde el punto de vista económico

      Eliminar
  2. Este artículo es absurdo...

    Las contradicciones entre explotadores y explotados no es un idealismo ni un punto de vista, es algo que está ahí. Si esas contradicciones fuesen ficticias, el movimiento obrero jamás hubiese existido, ya que el trabajador no tendría que haber luchado por derechos. Derechos que por supuesto los patronos no han dado por las buenas ni mucho menos. (Para comprobar esto no hace falta leer a Marx y que te "absorba el cerebro". Simplemente con abrir un libro de historia de la secundaria basta)

    Comparar el materialismo dialéctico con un plan divino es no saber lo que es. Sólo hace falta informarse de qué es y todo lo que abarca. Un buen libro que lo explica puede ser "Principios elementales y fundamentales de filosofía" - George Politzer.

    Que llegará más tarde o temprano la revolución depende de dos cosas:

    De las condiciones objetivas (cuando la gente se muere de hambre, por ejemplo.)

    De las condiciones subjetivas (cuando el trabajador es consciente de que los derechos no caen del cielo, ni los consigue pidiendo por favor. Si no que los tiene que conquistar a la fuerza a un patrón con unos intereses antagónicos a los del trabajador)

    Lógicamente el trabajador tiene que tener conciencia de clase para que exista un movimiento obrero que conquiste esos derechos. Si los jóvenes pasan de la política creyendo que es algo que no les afecta, o que está demasiado alejado de su realidad, no lucharán por sus derechos, y esto es lo que quiere la clase dominante, que seamos robots sumisos.

    Hasta ahora, la práctica de estas ideas de forma correcta ha conquistado todos los derechos que tiene el trabajador.

    Que el socialismo es pobreza es una mentira inventada por el imperialismo. Y no es que sea una guerra de ideas de a ver quién la tiene más larga...

    Si el socialismo es pobreza, en la URSS no hubiesen pasado de tirar con caballos los carros en un país atrasado, a llegar al espacio y convertirse en una potencia mundial en tan sólo 40 años.

    Decir que el marxismo es una religión, es una locura. No compite con las religiones, las desmonta, y las desmonta buscando una explicación científica para todos los fenómenos.

    ResponderEliminar
  3. No confundas lo que digo.

    Yo no digo que la explotación no exista, ni siquiera que la perspectiva marxista sobre la explotación esté equivocada. (lo está, pero donde lo digo es acá: http://abajoelblogueo.blogspot.com/2013/10/explotacion.html )

    El movimiento obrero (si es que existe tal cosa, con la unidad que implica el nombre) existe por causas distintas, y tiene poco y nada que ver con la certeza de los postulados marxistas. Por poner un ejemplo famoso, Samuel Gompers fue básicamente la figura fundacional más importante, de lejos, en el movimiento sindical estadounidense... y era profundamente anti-marxista.

    El problema es que el marxismo tomó las peores cosas de la economía clásica (Smith, Ricardo, etc.), como la idea absurda de que el valor -o ciertos tipos de valor- es objetivo... y las peores cosas de la filosofía Hegeliana, como la dialética historicista siempre ascendente. Esas cosas llevaron al marxismo a hacer predicciones que no sólo no tuvieron lugar, sino que además fueron lo contrario de lo que realmente sucedió, como cuando Eduard Bernstein fundó el revisionismo marxista porque en la Europa más capitalista las condiciones de vida de los trabajadores estaban mejorando significativamente, no empeorando. (Leer: "Socialismo Evolutivo" , de Bernstein).

    Así que las condiciones objetivas no se dieron. Y creer que seguramente se darán algún día sin evidencia alguna que lo sostenga, es cuasireligioso.

    Sobre las condiciones subjetivas ("que los trabajadores tomen consciencia de clase") no tengo nada más que decir que lo que dije ya: las "clases" son una construcción intelectual simplista, cómoda y trucha que sirve para hacer propaganda, apelando a los prejuicios colectivistas... pero como teoría social no tiene nada de serio.

    Y simplemente la caracterización maniquea y la certeza del objetivo histórico final son tan, tan, tan similares a las principales religiones del mundo, que es increíble que estos paralelos que yo veo no se hablen más a menudo.

    Las religiones son ideologías. El marxismo también. Presentan una visión simplista, seductora y falsa del mundo que se sostiene sobre conceptos harto refutados por el conocimiento moderno. El marxismo fracasó como teoría social al fallar en sus predicciones, y fracasó como teoría económica al ser refutado por la revolución subjetivista en las Ciencias Económicas.

    Si a los progres del mundo realmente les interesan los desamparados, los vulnerables, los humildes, es hora de dejar de abanderarse en conceptos supersticiosos y tener una conversación seria sobre qué ayuda a esas masas y cuál es la mejor manera de potenciarlo.

    pd. Lo que la URSS hizo, en EEUU lo hicieron 50 veces más rápido, y con menos muertos... y ni siquiera era capitalismo real. Como dice Louis C.K., una sociedad puede lograr maravillas cuando esclaviza a todo un grupo mayúsculo de gente y los obliga a hacer los proyectos de la cúpula de poder. El marxismo-leninismo sabía eso, y por eso reprodujo y perfeccionó las formas de tiranía zarista. Las pocas instancias de capitalismo de mercado relativamente abierto que la huamanidad ha tenido están lejos de ser perfectas (porque no son suficientemente capitalistas), pero aún así mejoraron las condiciones de vida de los más humildes mucho más que lo que lo hizo la tiranía de la URSS.

    Y es que la URSS ni siquiera fue marxista. Hasta Chomsky sabe eso.

    https://www.youtube.com/watch?v=Nz9fRHnKRFg

    ResponderEliminar